Saltar al contenido

Graining en F1

Si hay dos problemas famosos para los neumáticos de Fórmula 1, ésos son el blistering y el graining. El primero ya lo vimos en otra ocasión; hoy toca el graining.

No solo es importante para entender las carreras y sus estrategias, sino también para ver lo complejo que es el diseño de las gomas.

La idea de este artículo es que termines entendiendo qué es el graining, por qué se produce y qué consecuencias tiene. Así, cada vez que aparezca en un GP de Fórmula 1, serás el más listo de la clase y sabrás perfectamente lo que está pasando.

¿Qué es el graining?

El graining es un fenómeno que aparece en la superficie de los neumáticos. Básicamente, consiste en que se le quedan pegadas virutas de goma. Sería algo así:

Por tanto, la superficie de contacto del neumático con el asfalto se ve alterada.

Pero para entender bien por qué pasa esto, primero es conveniente saber por qué agarran tanto las gomas con el asfalto.

El contexto: cómo se agarran los neumáticos

Esto es algo que ya he explicado alguna vez, pero es conveniente repasarlo para tener claro el graining. El mecanismo de agarre entre neumático y asfalto se produce por dos fenómenos: rozamiento y rotura-creación de enlaces moleculares.

Vamos por partes.

Rozamiento

El rozamiento es el choque entre las irregularidades de las dos superficies:

blistering

En ese caso, chocarían los «picos» de las dos superficies donde ves las circunferencias rojas, suponiendo que la parte oscura va hacia la derecha o la clara hacia la izquierda.

Obviamente, esto es solo una recreación. Estas irregularidades son a nivel microscópico.

El rozamiento normalmente se entiende como algo negativo, pero es todo lo contrario cuando se trata de los neumáticos. Cuanto más rozamiento haya, menos deslizamiento.

Enlaces moleculares que se rompen y se «rejuntan»

Ésta es la segunda manera que tienen los neumáticos de agarrarse al asfalto y no deslizar. De hecho, es la más importante si hablamos de neumáticos de seco.

Por si no estás muy familiarizado con la química; los materiales están compuestos por moléculas, que nos las imaginamos como pequeñas «bolitas». Y entre ellas se unen por enlaces energéticos:

blistering

Es imposible ver eso a simple vista, lógicamente, aparte de que es una muy simplificada ilustración esquemática.

Esos enlaces, que no son algo tangible, se pueden romper. Te los puedes imaginar como un imán que se une a un metal: están unidos por algo (magnetismo), aunque ese algo no lo puedas ver.

Simplificando la cosa, cuando el neumático está rodando, se estira y contrae contínuamente por el contacto con el suelo. Cuando esto pasa, hay enlaces entre moléculas de la goma que se rompen, «con la suerte» de que ahí se libera energía que sirve para que esas moléculas sueltas creen nuevos enlaces, pero con el asfalto.

Es decir, hay moléculas de los neumáticos que pasan a estar también enlazadas con el asfalto. Esto hace que haya enlaces energéticos neumático-asfalto.

¿Por qué aparece el graining?

Bueno, después de esa explicación simplista (que espero que no se te haya hecho pesada), vamos a ver por qué aparece el graining.

Resulta que se necesita cierta temperatura en el asfalto para que los trozos de goma que se desprenden de los neumáticos por el agarre se queden en la pista.

Si estuviese el asfalto demasiado frío, las virutas de goma no se quedarían pegadas ahí y volverían a quedarse adheridas al neumático justo después de desprenderse de él.

Por eso, puede haber circuitos de blistering o de graining, pero es muy difícil que sean de ambos. El blistering aparece con temperaturas en el asfalto excesivas, mientras que el graining surge con temperaturas muy bajas.

Consecuencias del graining en F1

Los trozos de goma que se quedan superpuestos en la superficie de los neumáticos dificultan enormemente el grip. Esto hará que el coche sea muy difícil de conducir.

Por eso, es habitual que el piloto con graining se queje por radio de que el coche es incontrolable. Y es que las frenadas y las curvas se pueden convertir en una auténtica odisea.

Sin embargo, hay algo muy importante y positivo que no ocurría con el blistering: se soluciona solo. Según vaya rodando el neumático, se irá desgastando la superficie y, con ello, el graining desaparecerá.

En el caso de que aparezca cuando el neumático ya está bastante desgastado, puede que el desgaste necesario para que el graining se solucione comprometa el rendimiento general. Así que, ahí será conveniente cambiarlos cuanto antes.

En definitiva, si el graining aparece en una carrera, al final será cuestión de evaluar si merece la pena aguantar unas vueltas perdiendo tiempo hasta que se esfume, o si conviene entrar a cambiar ruedas.

No dejes de aprender:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *