Saltar al contenido

Opinión de Carrera F1: Azerbaiyán 2019

Si hay algún sentimiento que se me viene a la cabeza tras esta carrera es decepción. Empezando por la carrera en sí y terminando por algunos equipos.

No quiero entretenerte mucho. Así que, hablaré solo de lo que más me llamó la atención.

Grande Bottas, grande Mercedes

Lo único que podemos hacer ante este equipo es quitarnos el sombrero y aplaudirles. La pasada temporada solo tuvieron la carencia de un Bottas quizá demasiado apagado, pero este año tiene otra cara y se nota en la pista.

Tras cuatro dobletes de Mercedes en las cuatro primeras carreras, Bottas está un punto por delante de Hamilton gracias a la vuelta rápida que consiguió en Australia.

También es cierto que la mayor cualidad de Hamilton es ser constante todo el año e ir aprovechando las debilidades del rival. Veremos si Bottas no se despista, porque a la más mínima, Hamilton se podrá quedar solo en el mundial.

En cualquier caso, me encanta este Bottas. Lo llevaba esperando mucho tiempo y por fin lo tenemos.

La decepción de arriba

Era bonito pensar que teníamos tres equipos en la parte alta de la tabla, ¿no? Pero está claro que arriba, lo que se dice arriba del todo, solo hay uno.

En Ferrari ya no es perfecto ni Leclerc, que cometió un fallo que condenó su quali y su carrera. Aunque, evidentemente, esto no hace que deje de ser el piloto fantástico y espectacular que es.

Lo que he visto hasta ahora es que Ferrari está en un periodo de adaptación todavía ante la reestructuración por el cambio de mando, y que Red Bull está muy lejos de luchar por victorias.

Al final de 2018 ya intuí este transcurso de la temporada, pero viendo los tests de Barcelon y, más tarde, el rendimiento de Ferrari en Baréin, pensé que me precipité en aquel entonces. Pero ya veo que no.

Algo que nunca esperé y que aún no sé cómo asimilar es que Red Bull no haya sabido adaptarse al nuevo reglamento.

Esperaba que tardasen en conseguir buenos resultados por culpa del motor Honda. Sin embargo, ellos mismos han reconocido que el chasis no es tan bueno como querían. ¿O es que se niegan a reconocer que la ruptura con Renault no les ha sacado de nada?

Creo que es la primera vez que escucho a Red Bull ser autocríticos en vez de echar la culpa al motorista, pero si es por la cabezonería de seguir empeñados en desprestigiar a Renault, no me extrañaría.

Ni entre los tres primeros, ni los mejores del resto

No sé si no lo vi, o no lo quise ver; pero Renault no está preparado ni para ganar en la zona media.

Después de las inyecciones de presupuesto, de tener una de las mejores alineaciones de piloto en la parrilla y varios años de adaptación, aún siguen por detrás.

Sobre todo en las primeras carreras, intento no mirar demasiado los puntos y guiarme más por las sensaciones que transmiten, pero es que en ambos sentidos salen perdiendo.

En el mundial de constructores están 7º, tan solo por delante de Williams, Haas y Toro Rosso. En el de pilotos, ambos pilotos tienen solo seis puntos después de cuatro carreras.

Me gustaría pensar que han sido una serie de infortunios, como pudo ser la rotura del alerón de Ricciardo en Australia, pero la sensación es que ni tienen velocidad punta, ni tienen fiabilidad, ni tienen una aerodinámica a la altura.

Viendo el error de Ricciardo al chocar con Kvyat, que además no ha sido el único durante la temporada, no me puedo ni imaginar lo que habrá dentro de su cabeza. El piloto perfecto, el que nunca fallaba y siempre hacía lo que tenía que hacer, se está hundiendo con Renault a la deriva.

Los ilusionantes: McLaren y Racing Point

Para terminar con buen sabor de boca, quiero hablar de estos dos, aunque sean casos distintos.

McLaren, por su parte, me lleva demostrando que tiene un coche sorprendentemente bueno durante toda la temporada, mucho mejor de lo que esperaba. El único problema es que no terminaban de sumar buenos puntos, por una cosa u otra.

Ahora, con el trabajo de todo el equipo y el rendimiento espectacular de los dos pilotos, son 4º en el mundial. Los mejores del resto.

Tenía la esperanza de que a Carlos le saliese bien un fin de semana por fin y se me empezaron a desvanecer cuando vi que se quedó fuera de Q3 por la bandera amarilla. Por suerte, las penalizaciones de otros pilotos le sirvieron para salir 9º y lo aprovechó perfectamente.

Aunque las estrategias no terminaron de favorecerle, demostró que tenía más ritmo que Norris y supo mantener la concentración hasta el final.

Hasta creyó que podía llegar hasta Pérez, cosa que creí yo también. Pero Checo estuvo increíble una vez más en el Circuito Callejero de Bakú. Lo suyo aquí es tremendo.

Aun con la estadística de otros años, veía imposible que hiciese algo grande con el Racing Point de este año, pero ahí lo tenemos otra vez, tirando del carro y consiguiendo unos puntos que le valen para ser 6º en el mundial (empatado con Gasly y Raikkonen) y llevar a su equipo hasta la 5ª plaza.