Saltar al contenido

Opinión de carrera F1: España 2019

Entiendo que todos vimos una carrera bastante aburrida, donde apenas hubo adelantamientos y los Mercedes no dieron ni la más mínima oportunidad a los demás de competir.

Creo que es imposible no estar de acuerdo con eso. Sin embargo, hay ciertos detalles que nos ha dejado esta quinta carrera del calendario de F1 bastante curiosos.

No voy a extenderme mucho; básicamente, porque la carrera tampoco dio demasiado de sí. Así que, voy a darte mi versión sobre algunos hechos dentro y fuera de la pista, a ver si coincidimos.

El «mundo de yupi» de Mercedes

Ya llevamos cinco carreras seguidas en las que Mercedes consigue un doblete. Primera vez en la historia de la Fórmula 1 en la que un equipo consigue ser primero y segundo en las cinco primeras.

Además, fuera de toda polémica, con los dos pilotos consiguiendo poles y victorias, sin luchas peligrosas entre ellos… Y yo me pregunto: ¿de verdad ha dado la casualidad de que en TODAS las carreras el coche que se ponía delante en las primeras curvas era mucho mejor que el compañero?

Como decía, hemos visto que los dos pilotos se han «turnado» en poles y buenas salidas. Pero la sensación que me da es que la Q3 y los primeros metros de cada carrera son los únicos momentos en los que estos dos pueden medirse entre ellos.

Está claro que Mercedes tiene un coche en otra liga, muy lejos de Ferrari. Lo que me llama la atención es que en todas las carreras hayamos visto que en muy pocas vueltas, el piloto que va en cabeza se separa a unos 3-4 segundos y se mantienen a esa distancia.

Desde mi punto de vista, Mercedes es el equipo perfecto, lo tienen todo bien: pilotos, mecánicos, ingenieros, equipo técnico, unidad de potencia propia, filosofía de trabajo, presupuesto…

Y de verdad pienso que se merecen todo lo que están consiguiendo, pero no me creo que no haya órdenes de equipo «off the record» de antemano para que eviten luchas en pista y riesgos de perder algún doblete.

Hasta ahora, se están alejando de Ferrari y Red Bull en el campeonato de constructores y de pilotos de manera increíble. ¿Cuándo considerarán que la distancia es suficiente como para dejar competir a sus pilotos durante todas las vueltas?

Lógicamente, esto es mi versión. Lo llevo pensando desde el segundo o tercer GP; después del quinto con el mismo transcurso de los hechos, me parece que la versión cobra cada vez más sentido.

Ferrari: situaciones desesperadas, medidas desesperadas

Como siempre, la otra cara de la moneda está en Ferrari, donde tienen un coche demasiado lento comparado con el Mercedes.

Se suponía que sería un año de cambios en el que por fin podrían competir por el título, pero la realidad es que estos cambios y reestructuraciones están suponiendo que esta temporada sea mucho peor que las anteriores.

El dominio plateado es total y Ferrari intenta reducir distancias en carrera con unas estrategias que no pueden hacer milagros.

También es cierto que en Bakú poco más se pudo hacer con Leclerc, como bien se explica en este vídeo. Y aquí en Barcelona, el plano que hizo Vettel en la primera curva condicionó su primer stint y, por consiguiente, toda su carrera.

No creo que se le pueda culpar por ello. Intentó colarse entre los Mercedes, algo que quizá hubiese cambiado el rumbo de la carrera. No le salió nada bien y terminó fuera del podio, por detrás de Verstappen.

Por cierto, un Verstappen que siguió una estrategia sorprendente cambiando unos neumáticos blandos por otros nuevos blandos en su primera parada y que funcionó bastante bien.

Es una lástima que Gasly no se termine de adaptar a su Red Bull para ver el ritmo real que tendrían. Espero que a lo largo del año solvente estos problemas, porque ya sabemos cómo toma decisiones la directiva Red Bull sobre los pilotos.

¿Qué pasa en Renault?

¿No era este el año en el que estarían cerca de los tres de arriba? ¿No iba a ser el año en el que liderasen la zona media? Porque la realidad es que, después de cinco carreras, son octavos en el mundial.

Estamos hablando de que solo están por delante de Toro Rosso, segundo equipo de Red Bull, y de Williams, cuyo coche no parece ni de la misma categoría que el resto.

Bien por problemas de fiabilidad o por cuestiones de adaptabilidad al circuito, no terminan de ser ese equipo emergente del que podemos esperar victorias o podios en uno o dos años.

Barcelona fue una prueba más de que tienen demasiados problemas para los que no encuentran solución. La Q1 fue un desastre, con Hulkenberg eliminado y Ricciardo salvándose por los pelos.

Por otra parte, la Q2 de Ricciardo fue muy buena, se metió en Q3 y estuvo a punto de llegar a los puntos en carrera tras penalizar tres posiciones en parrilla (salió 13º). Al final, le impidió alcanzar la décima plaza un Albon que también tenía DRS.

Aun así, no creo que un solo punto hubiese salvado a Renault. Son un equipo que deberían estar 7º-8º en prácticamente cada fin de semana. Incluso más arriba, si algún Mercedes, Ferrari o Red Bull falla.

La situación cada vez es peor. Pasan los Grandes Premios, las temporadas enteras, y el equipo Renault no levanta cabeza.

Los pilotos de Haas, a lo suyo

Sinceramente, creo que el personal del equipo merece tener otros dos pilotos.

Son un equipo que han conseguido un coche fantástico con un presupuesto bastante reducido, si lo comparamos con otros. Pero lo que veo cada fin de semana es que tienen dos pilotos que no están a ese nivel.

Sí, esta vez Magnussen fue séptimo, que es lo máximo que pueden alcanzar y no hizo nada ilegal para conseguirlo. Pero su forma de conducir, aunque sea midiéndose a su compañero de equipo, sigue siendo demasiado peligrosa y poco elegante para mi gusto. Además de que solo es la segunda carrera en la que consigue puntos para su equipo hasta ahora.

Y a su lado tenemos a Grosjean, cuyos problemas de moral parece que le siguen afectando, aunque no puedo saber a ciencia cierta si será ésa la cuestión o hay otra.

Romain se llevó un punto y de milagro. No fue capaz ni de atacar ni de defender en la primera curva durante varias vueltas seguidas y sus roces terminaron costándole varias posiciones. Una de ellas, frente a Sainz, que hizo una carrera fantástica y dio unos puntos a McLaren que saben a gloria.

Cada fin de semana que pasa, me planteo si Haas decidirá seguir con esa alineación de pilotos otra temporada. En mi humilde opinión, merecen algo más.