Saltar al contenido

Opinión de Carrera F1: GP de EEUU 2018

Enhorabuena a Kimi Raikkonen por su victoria después de tantos años.

Enhorabuena a Hamilton por dar un pasito más para ser campeón del mundo por 5ª vez.

Enhorabuena a Verstappen por una carrera impecable y maravillosa.

Enhorabuena a Liberty por la preciosa carrera que les salió en casa.

Y enhorabuena a Fernando por haber sido capaz de tomar la decisión de no seguir sufriendo en Grandes Premios como éste.

Los mejores, pero con los que nadie contaba

Antes de la carrera había cantidad de especulaciones: que si Bottas podría ponerse segundo y hacer de escudero a Hamilton, que si Ricciardo podría mantenerse entre los Mercedes y los Ferrari, que si Vettel remontaría rápido las posiciones que necesitaba para recortar puntos a Lewis…

Sin embargo, ¿alguien pensó en que Kimi y Max harían una carrera tan espectacular como para quedar 1º y 2º? ¿O que estarían luchando junto a Hamilton a menos de 2 segundos en las últimas vueltas? Ambos hicieron una carrera fantástica; todo perfecto.

Eso sí, la carrera Verstappen fue más espectacular “a pesar” de quedar por detrás de Kimi. Su remontada desde la 18ª posición fue simplemente fabulosa, recuperando 9 posiciones en la primera vuelta.

Parece que el “toque de atención” que le dio el bumper en la clasificación con el que rompió la suspensión de su Formula 1 le sirvió para sacar su mejor versión. No se me ocurre mejor definición de su carrera que la que le dio su ingeniero de pista: “That was a very, very mature drive”.

Después de esta carrera, solo nos queda soñar con un Max tan centrado como en este GP de EEUU junto a un Red Bull competitivo gracias al motor Honda.

La sangre fría vale un mundial

Es evidente que no fue la mejor carrera para Hamilton. Perdió la segunda posición en los primeros metros, tuvo que hacer una estrategia a 2 paradas para pasar a Kimi y terminó 3º por detrás de Verstappen.

Sin embargo, en su lucha con Kimi al principio y con Max en las últimas vueltas demostró tener una cualidad que a Vettel le ha faltado durante la segunda mitad del campeonato: la capacidad de mantener la calma y tomar decisiones bajo presión.

Si la presión es altísima cuando se lucha por un mundial, ésta se magnifica aún más cuando luchas rueda a rueda a más de 200 km/h. Tanto es así, que Vettel -4 veces campeón del mundo- no ha sabido gestionarlo. Y una vez más volvió a cometer un error imperdonable para la afición italiana.

Saber controlar todas esas emociones es algo muy difícil, nadie puede dudarlo, pero es algo que ha de tener un verdadero campeón de Formula 1. Y Hamilton lo es.

El “otro” campeonato, aún con emoción

Nico Hulkenberg tuvo un fin de semana indiscutible al igual que Carlos Sainz, al que no le afectó su sanción.

En mi opinión, creo que fue una sanción justa y merecida. Da la sensación de que se vio forzado a salirse de la pista y lo aprovechó para pasar a un Force India.

Si Renault hace las tres últimas carreras como ésta, va a dejar buenas sensaciones para la próxima temporada.

Los Haas, sin embargo, parece que siguen en sus trece: tienen un coche muy competitivo (quizá el que más de la parte media de la tabla), pero sus pilotos siempre cometen algún error. Esta vez le tocó a Grosjean, que se pasó de frenada y chocó contra Leclerc. De hecho, da la sensación de que levantó el pie del freno para entrar en la curva antes que Leclerc y eso fue lo que le costó el accidente.

El problema más grande que tienen es la falta de autocrítica. Todos pueden cometer ciertos errores, pero cada vez que pasa algo, el equipo entero (especialmente Steiner) salen a justificar lo injustificable, en vez de agachar la cabeza y tratar de mejorar.

Una vez más, triste despedida a Fernando Alonso

Fue entendible la reacción de Alonso si vemos su onboard en el accidente. Se ve cómo hace lo imposible por mantenerse en la pista sin chocar con nadie, pero viene Stroll y se lo lleva por delante.

Es cierto que la continua provocación de accidentes y de los mismos pilotos es un problema, pero para él el mayor problema es otro: no está donde sabe que merece estar.

Si sabes que sales en mitad de la tabla porque no tienes talento para estar con los grandes y por estar ahí tienes accidentes a principio de carrera, te lo tomas de otra manera. Pero si merecerías estar arriba y sales tan atrás, eso ya es suficiente castigo como para que encima te saquen de la carrera una y otra vez.

Para seguir uno o dos años más con esta frustración tan grande, mejor que esté fuera estos años y vuelva cuando la situación mejore. Decisión difícil, pero acertada.

 

No te pierdas el Horario del próximo GP y la Tienda de F1