Saltar al contenido

OPINIÓN sobre la Fórmula E: La categoría necesaria

Fórmula E

Como sabrás -o quizá no-, este fin de semana empezó la 4ª temporada de la nueva categoría fórmula emergente: la Fórmula E. Y es que está ganando audiencia e importancia a un ritmo tremendo, especialmente gracias a que las marcas de automóviles de calle se están implicando en ella cada vez más.

Fórmula E

Pongámonos en situación. Tras el famoso dieselgate, la mayor parte de las marcas (especialmente, las del grupo Volkswagen) han estado tratando por todos los medios de que no se les considere contaminantes o despreocupadas con el medioambiente. Esto, unido a que cada vez la gente está más convencida de que comprar vehículos eléctricos e híbridos es la mejor opción, hace que las empresas de automóviles inviertan en este tipo de coches. Además, el principal problema que tenían los VE eran las baterías: caras y no lo suficiente duraderas; dos cosas que se están solucionando tremendamente rápido debido a las grandes inversiones de las marcas.

Por tanto, en este entorno de cambio y progreso de los coches eléctricos, es donde cobra más sentido la Fórmula E. En esta categoría ya se han implicado Citroen (con su marca DS), Renault, Audi, Jaguar, BMW… Por dos razones fundamentales: mejoran su imagen medioambiental al dedicar dinero al progreso del coche eléctrico, y aprovechan los descubrimientos y mejoras sobre estas nuevas tecnologías gracias a la competición. Esto último siempre ha sido un aliciente para que las marcas se dediquen a competir en circuitos; como fue el caso del KERS, “inventado” en la F1 y que se añadió versionado a coches de calle.

Incluso hay gente que opina que, como los coches eléctricos son el futuro de la industria automovilística, la Fórmula E terminará siendo más improtante que la F1. A pesar de que la primera premisa se podría dar como válida (eso es otro debate), no CREO que el auge de la Fórmula E llegue a desbancar a la F1. Es cierto que llevan solo 4 temporadas (contando la actual, que acaba de empezar) y ya han conseguido el interés de multitud de marcas, pero están muy lejos de conseguir tanta afición como la Fórmula 1. Y esto es lo que lleva a una categoría a convertirse en reina.

Para mí, el principal problema de la F1 viene dado porque tiene que mantener bien equilibrada la balanza entre su historia y su emoción, y la tecnología que se utiliza. Por ejemplo, si bien gran parte del público se ha mostrado incluso en contra de los V6 híbridos porque no suenan lo suficiente, es el motor más utilizado actualmente en vehículos de calle de gama alta. De tal forma que, si la F1 volviese a los V10 antiguos cuyo sonido nos dejaba babeando a los aficionados, las tecnologías utilizadas por los motoristas difícilmente las podrían aplicar a sus coches de calle.

Al fin y al cabo, tras años y años, la F1 ha sabido mantener esa balanza, por mucho que nos cueste aceptarlo a veces; a pesar de las constantes críticas que siempre encontramos para hacer, nos mantienen a la mayoría delante de la pantalla cada fin de semana. Y eso es lo que, en mi opinión, hará que siga siendo la reina de las categorías.

 

Por último, solo recordarte que, tanto si estás de acuerdo como si no, puedes dejar un comentario con tu opinión. O incluso debatir por Twitter o Facebook. Y si no te quieres perder ningún artículo, te puedes suscribir fácilmente.

¡Un saludo y hasta la próxima!