Saltar al contenido

Circuito Internacional de Shanghái

Quizá no sea el circuito más famoso de la Fórmula 1, pero es un circuito mítico de la categoría, donde se han vivido momentos históricos.

Además, siempre depara grandes carreras y tiene ciertas peculiaridades que lo hacen muy especial.

Como siempre, voy a repasar las principales características del circuito, su ubicación, el pilotaje sobre su asfalto y te dejaré también la meteorología a tiempo real.

Circuito de Shanghái en el mapa

Evidentemente, el circuito está situado en la ciudad china de Shanghái:

Visto así, puede parecer que está en plena ciudad, pero está bastante alejado del centro.

En cualquier caso, sabes que ésta es una ciudad abarrotada. Así que, lo pongas donde lo pongas, te vas a encontrar «civilización» cerca.

Y éste es el esquema del circuito para la F1:

Imagen oficial de formula1.com

Meteorología a tiempo real

Este circuito nos ha regalado Grandes Premios marcados por la lluvia, por lo que es especialmente importante echarle un ojo a la meteo:

SHANGHAI WEATHER

Estadísticas para el circuito del GP de China

Está lejos del circuito Mónaco, pero es uno de los más revirados, sin duda. Solo 42% de la vuelta se pasa acelerando a fondo:

Esto, sobre todo, se debe al tipo de curvas que tiene, y no tanto a la cantidad.

En total tiene 16 curvas: 7 a izquierda y 9 a derecha. Y es un trazado bastante largo, por lo que en curvas por km de circuito está bastante por debajo de la media, con 2,94:

Pero claro, tiene una recta larguísima en el tercer sector que disminuye ese ratio.

En cuanto a los frenos, no es un circuito especialmente característico. Tiene una frenada muy fuerte, al final de esa larga recta que mencionaba, pero la dificultad general está en 6 sobre 10 según Brembo Brakes. Así que, tampoco sufrirán demasiado:

Eso sí, el porcentaje de vuelta en el que se está pisando el freno se estima en torno al 20%, lo que significa que solo está por detrás de Singapur, México, Hungría y Mónaco. Esto lo que nos viene a decir es que no tiene frenadas demasiado fuertes, pero sí bastante largas, digamos.

Por otro lado, el setup aerodinámico se gestiona para tener poco drag y, por tanto, bajo downforce:

Para el segundo sector, sobre todo, es muy importante la carga aerodinámica, pero es que esa recta del tercer sector es tan larga que, si tienes mucho drag, vas a perder ahí todo el tiempo que has ganado en las curvas, e incluso más. Además de que, en carrera, te van a adelantar con mucha facilidad.

Los neumáticos, por su parte, no sufren especialmente. Los de Pirelli ofrecen el C2, C3 y C4 (en 2019), que es el rango medio, digamos; ni muy blandos, ni muy duros:

Por último, también quiero mencionar la distancia hasta la primera curva. Aunque está en la media del campeonato con 458,1 metros, la primera curva es muy abierta y enlaza directamente con otra que, a su vez, enlaza con una muy cerrada hacia el otro lado:

Por tanto, aunque esa distancia no sea muy alta, en la propia curva también podemos ver de todo, porque además también hay varias trazadas posibles.

Vuelta al trazado del Circuito Internacional de Shanghái

Para entender bien este circuito, vamos a analizar cómo es una vuelta basada en la pole de Vettel en 2018.

Junto con las imágenes de las zonas de aceleración y freno, voy a ir poniendo las gráficas de telemetría en simulación.

Como siempre, el circuito empieza con una larga recta. Ésta desemboca en una curva que se hace tocando ligeramente el pedal del freno y reduciendo marchas para aprovechar el freno motor:

Además, la segunda curva es la continuación de la primera. Es decir, que son las dos a derechas.

Una vez que ya está en la 3ª marcha, se acelera para ganar algo de velocidad antes de encarar la tercera curva (a izquierdas), pero justo después se da un toque de freno para entrar muy despacio en ella.

A partir de ahí, se toma la cuarta curva (también a izquierda) acelerando a fondo, pero poco a poco y trazando por el centro de la pista. El único piano que se aprovecha es el último, cuando ya termina el “caracol”.

Luego viene una pequeña recta con la curva 5 (a derechas) en medio, pero se hace como si no existiese.

Al terminar esa recta, nos encontramos con la curva 6, para la que hay que frenar de manera brusca, aunque no es una frenada larga:

El piano interior se rodea sin pisarse, pero el exterior se aprovecha al máximo y se circula sobre él durante varios metros para poder acelerar a fondo con el volante recto. Si se pisa demasiado el acelerador con el volante aún girado, es fácil trompear ahí.

Después llega una curva larga y rapidísima, que se hace en 7ª. Es fundamental abrirse lo máximo posible en la entrada y no precipitarse para coger el interior; si no, habrá que levantar el pie del acelerador para no irse largo en la salida.

Justo a continuación llega la curva 8, a derechas y ligeramente más corta y lenta que la 7. Necesitarás haber salido perfecto de la curva 7 para no perder tiempo en la 8 y trazarla bien:

Se frena ligeramente, se reducen dos marchas hasta la 5ª y se vuelve a abrir rápidamente todo lo posible para encarar abierto la curva 9, que es a izquierdas. Antes de entrar en ella, hay que pisar el freno y reducir al menos una marcha.

Realmente, las curvas 9 y 10 se hacen prácticamente como una sola, aprovechando ambos pianos interiores y exteriores mientras se acelera a fondo.

Tras ellas, viene una recta mediana que termina con otras curvas entrelazadas a izquierda y derecha:

Justo antes de la primera de ellas (la curva 11), se hace una fuerte frenada en la que se reduce de 7ª a 3ª. Al atacarla, es importante aprovechar vértice interior para encarar la 12 con buena trazada.

Entre ambas, se da un pequeño golpe de acelerador pero se suelta el pedal justo antes de entrar en la curva 12.

Una vez que se separa su interior, se va acelerando poco a poco hasta que se pisa a fondo, manteniéndose en el centro de la pista hasta que se llega al último piano exterior.

A partir de ahí, nos encontramos con la recta más larga del circuito, en la que se dan la mayoría de adelantamientos. Gracias, además, a que termina con la curva 14, la más lenta:

De hecho, es la única curva para la que se reduce hasta 2ª.

Aquí es muy importante no entrar pasado y atacar el vértice pronto, para salir con buena tracción aprovechando el espacio extra que da la curva 15. Ésta está justo después de la 14 y su piano interior se ignora completamente.

Por último, hay una curva muy rápida, para la que solo se da pequeño toque de freno, se reduce de 6ª a 5ª, se ataca el piano interior y se intenta salir con toda la velocidad posible para ganar tiempo en la recta de meta.

Y esto es todo. El circuito es francamente divertido y depende mucho de la habilidad del piloto.

¡Espero que este artículo te sirva para ver el Circuito Internacional de Shanghái con otros ojos!

Entradas relacionadas