Saltar al contenido

Parafina en Fórmula 1

Hace años que vemos en los coches de F1 la famosa parafina, una especie de pintura de colores (generalmente, verde fosforito) que sirve para analizar la aerodinámica del coche.

Y aunque es bastante sencillo el funcionamiento, tiene algunos secretos curiosos que merece la pena entender para saber mejor cómo es el desarrollo aerodinámico de un Fórmula 1.

Además, gracias a las estupendas fotos de mi compañero Pius Gassó, verás ejemplos reales de cómo se utiliza y cómo se analiza.

¿Cómo funciona la parafina?

Lo primero que tiene que decidir un ingeniero es dónde va a aplicar parafina y por qué. Una vez decidido, se enviará las indicaciones al mecánico encargado de la tarea.

Con una pistola especializada, el mecánico proyecta una cantidad considerable de parafina sobre la zona a estudiar, asegurándose que el flujo de parafina será suficiente.

Una vez que el coche tiene la parafina suficiente, sale a pista y empieza a rodar como siempre, a modo de simulación.

La capa límite del aire, que es la que entra en contacto con el coche, se encarga de esparcir la pintura según la dirección de su flujo.

Como si untases mantequilla: al pasar el cuchillo de untar por la mantequilla sobre el pan, se esparce. Solo que en este caso, es el flujo de aire el que “unta” la parafina por la carrocería del coche.

Para que lo veas mejor, te dejo una animación sobre el efecto del aire en la parafina de la anterior foto, donde las bolas azules simulan el comportamiento del aire:

De esta forma, queda reflejado en la parafina las líneas de flujo que siguió el aire sobre la superficie del coche.

No todo es positivo, tiene sus desventajas

Principalmente, hay dos problemas fundamentales de este método, que no ocurre con el túnel de viento o con las simulaciones CFD.

Información SOLO sobre la superficie

Como he dicho, la parte del aire que entra en contacto con el coche es la capa límite, cuyo espesor se estima en unos 6 mm, aproximadamente.

Por tanto, solo hay 6 milímetros sobre la superficie que aportan información en estas pruebas. Si se crean vórtices, por ejemplo, éstos no se verán reflejados en la parafina, solo el flujo de aire que está afectado por ellos y que pasa por la superficie del coche.

De ahí que sea tan importante tener también las simulaciones CFD para saber dónde se generan los vórtices y entender si están afectando al flujo de la capa límite.

Tú lo ves, todos lo ven

Y el otro gran problema es que todos los equipos ven los resultados de las pruebas.

Aunque el equipo que pone la parafina podrá después analizar los resultados tranquilamente y desde todos los ángulos cuando el coche llegue al garaje, hoy en día hay profesionales y aficionados haciendo fotos en cada esquina del circuito. Fotos que llegan a todos, incluyendo los equipos rivales.

Por eso es importante no abusar de la parafina y aplicarla solo en las zonas en las que sea necesario. Cuanto menor sea la zona con aplicación, menor información se dará al resto de equipos.

Ejemplos prácticos

Con la primera foto y la animación has podido ver perfectamente cómo el flujo de aire va estirando las líneas de parafina.

Y es que en la mayoría de casos, las líneas se ven perfectamente, como en esta foto del McLaren de Sainz:

Sin embargo, hay casos más complejos de analizar. Observa este resultado de otro experimento con parafina del Toro Rosso.

Así se colocó la parafina:

Y éste fue el resultado del flujo principal a través del morro:

El flujo principal es fácil verlo. Básicamente, sigue unas líneas horizontales ligeramente orientadas arriba o abajo, dependiendo de la zona. Pero, ¿qué pasa con este detalle?

Fíjate en los flaps verticales.

En el medio, las líneas son completamente horizontales, pero justo debajo, son diagonales hacia abajo.

Ésa es la clara influencia de los vórtices que se están creando por los huecos entre los diferentes flaps. Unos vórtices que no puedes ver reflejados en la parafina.

Como ves, es un sistema sencillo. Pero el saber dónde colocar la parafina, entender si unas líneas son generadas por un flujo normal o por vórtices y, además, intentar ocultar toda esta información al resto de equipo, no es tarea fácil.

Espero que, a partir de ahora, cuando veas esta pintura en los monoplazas de F1, recuerdes este artículo y te fijes bien en las líneas que ha generado el aire. Así, entenderás bien la aaerodinámica de ese coche.