Saltar al contenido

Circuito Gilles Villeneuve

circuito gilles villeneuve

Esta vez toca analizar el circuito del GP de Canadá, cuyo nombre tomó prestado del más exitoso piloto canadiense en F1.

Por supuesto, será un análisis directo al grano. Vamos a ver brevemente dónde está este circuito y el tiempo que hará los próximos días (a tiempo real). Además, veremos cómo es respecto a los demás circuitos del calendario de F1 y repasaremos cómo es pilotar aquí, curva por curva.

Circuito de Montreal en el mapa

Aquí está el famoso circuito:

Como ves está en pleno río San Lorenzo, el que atraviesa la ciudad de Montreal. Esa isla sobre la que se construyó el circuito también es artificial, además.

Se dice que es uno de los mejores GP para ir a ver en directo, y la verdad es que la ubicación es inmejorable.

El esquema general del circuito es éste:

Meteo a tiempo real en Montreal

No es nada extraño ver un Gran Premio pasado por agua en Canadá. Por eso, es bastante importante tener siempre un ojo puesto en la previsión:

Estadísticas del Circuito Gilles Villeneuve

Empezando por lo más sencillo, nos encontramos con un circuito bastante corto:

Evidentemente, esto se debe a que está situado en esa isla artificial y no se podía estirar más el trazado.

La distancia entre la pole-position hasta la primera curva es muy corta y está entrelazada con la segunda, formando una ‘S’ en la que puede pasar de todo en la primera vuelta por las distintas posibles trazadas.

Y siguiendo con el tema curvas, vemos que tiene 14 en total:

Es el tercer circuito que menos curvas tiene, junto con el de Hungría, pero al ser tan corto, el ratio curvas/km está casi justo en la media.

Bastante equilibrado el número de curvas a izquierda y derecha, por cierto, aunque es cierto que son un poco distintas. Las dos curvas más lentas del circuito son a derecha y tres de las cuatro chicanes son derecha-izquierda, por lo que las curvas a derecha son de más baja velocidad.

Si te fijaste en el esquema del trazado, habrás visto que hay varios tramos con una recta que termina en una chicane medianamente cerrada. Esto da pie a que los frenos sufran mucho:

Realmente, hay circuitos con más frenadas, pero las de aquí son tan largas y fuertes que convierten al circuito en un verdadero reto para los frenos.

Esto hace también que el acelerador no sea especialmente protagonista:

Los porcentajes no pueden ser mayores por la ausencia de curvas rápidas, no tanto por falta de rectas. Y eso se puede ver en los siguientes gráficos:

Como no hay curvas rápidas, no hay grandes fuerzas laterales. Pero como sí que hay rectas, la carga aerodinámica necesitada es bastante baja.

Y es que esa falta de curvas rápidas en comparación con otros circuitos es casi el epicentro de las características del Circuito Gilles Villeneuve. También podemos ver su repercusión en los neumáticos:

Las curvas afectan al estrés lateral; la baja degradación y el bajo agarre son más por el propio asfalto. Que, como ves, trata muy bien a las gomas.

Por último, este circuito tiene un pit-lane que a simple vista parece muy común, pero no lo es tanto:

Aunque el tiempo perdido no es muy bajo, resulta que la salida está justamente en un la segunda curva del circuito, por lo que apenas se pierde tiempo cuando se sale de él.

En otros circuitos, se sale del pitlane en plena recta y se pierde mucho tiempo por salir a 60 km/h mientras que en esa recta se puede ir a más de 250 km/h.

Aquí puedes ver la trayectoria del pit-lane en color gris:

Pilotaje en el Circuito Gilles Villeneuve

Como bien decía antes, las dos primeras curvas están entrelazadas y forman una ‘S’, aunque la segunda curva es mucho más cerrada que la primera:

Para trazar bien las dos curvas es importante mantenerse a la derecha antes de la frenada de la curva 1. A partir de ahí, se aprovecha al máximo su piano interior y se bordea el de la segunda curva.

Además, para salir con buena velocidad es importante dar gas a la mitad de la curva 2, aproximadamente. Eso sí, es especialmente peligroso porque es muy fácil que el coche se vaya de atrás, lo que provocaría que se perdiese tiempo durante toda la recta siguiente.

Después de esta recta (aunque tiene una pequeña curvatura), hay otra chicane, pero derecha-izquierda:

En este caso, son algo más de 90º las dos y se traza subiéndose a los tres pianos: los dos interiores y el exterior. Pero ojo con el exterior, porque hay un muro que no perdona. Esto, sumado a que esta chicane está en bajada, hacen de esta zona todo un peligro.

Una vez salimos de aquí, hay otra pequeña recta que incluye la curva 5, pero que se hace totalmente a fondo:

Otra vez más, dos curvas entrelazadas: la 6 y la 7. Estas dos, sin embargo, son bastante más abiertas y pueden hacerse en 4ª.

Si te fijas en el interior de la 6, el piano tiene esa «expansión» roja para dar algo más de espacio, puesto que la pista ahí es bastante estrecha. Por norma general, la mejor trazada no pasa por encima de ambos pianos, sino que se rodean para poder salir de ellas con mucha velocidad y girando lo menos posible.

Ahí viene una recta que termina en… ¡Sorpresa! Dos curvas entrelazadas:

Como ves, la 8 es más cerrada que la 9. Por tanto, es fundamental frenar pronto en la 8 para atacarla tarde, comiéndote el piano interior y haciendo la 9 a fondo aprovechando también el piano interior.

Y para dar más importancia aún a la trazada de la curva 8, la 9 tiene una «banana» en el piano interior que puede hacer que el coche vuele y choque contra el muro exterior.

A partir de ahí, hay una recta ligeramente curvada hacia la izquierda que termina en la famosa horquilla de la curva 10:

Esta curva se ataca sorprendemente tarde. De esta forma, se aprovecha la anchura de la pista entre la 10 y la 11, así como el que sería el piano interior de la curva 11. Esta última se hace completamente a fondo, como podrás imaginar.

Ya por último, nos encontramos con la recta más larga del circuito. Aunque tiene la curva 12 al principio, ésta es como si no existiera:

Para poner la guinda al pastel, una chicane más que termina con la parte más característica del circuito: el muro de los campeones.

Éste es el exterior de la curva 14, contra el que es muy fácil chocar si no se ha frenado lo suficiente en la curva 13, no se ha seguido la trazada ideal o, simplemente, porque se ha pecado de ambicioso.

La verdad es que es un circuito plagado de chicanes y cuyas únicas curvas rápidas son como rectas. Pero, dicho sea de paso, uno de los circuitos más bonitos y más queridos por aficionados y pilotos.

Otros circuitos