Opinión

Las aventuras de Fernando Alonso: Ser bueno no significa ser grande

A pesar de algunos haters que nunca faltan, nadie del mundo de la Fórmula 1 duda de la calidad de Fernando Alonso como piloto. Muchos le han criticado por crear problemas en el equipo, por no saber tomar decisiones, por su comportamiento inmaduro en algunas ocasiones (especialmente en sus primeros años de F1), o incluso por “tener mala suerte”. Pero si algo ha demostrado el asturiano es ser de los mejores de la parrilla (si no el mejor), quedando por delante de sus compañeros de escudería, luchando por victorias con coches inferiores, etc.

Ahora se acercan las 24h de Daytona en las que participará Alonso por primera vez y no son pocas las críticas por participar en otras categorías. Incluso Hamilton le llegó a hacer una especie de reproche por participar en las 500 millas de Indianápolis, alegando que él nunca se perdería un solo Gran Premio de F1.

Recordemos que el propio Hamilton ha reconocido el talento de Fernando, nombrándolo como unos de los mejores pilotos. Y aquí está el punto clave del asunto, en mi opinión.

El británico ya tiene 4 títulos mundiales de F1 al igual que Vettel, más los que les queden. Esto hará que se conviertan en grandes nombres de la historia. Sin embargo, a pesar de que Alonso es reconocido como uno de los grandes talentos, ¿qué le queda? “Solo” tiene 2 títulos mundiales. Algo muy importante y difícil de conseguir, sí, pero sigue estando lejos de los grandes de la historia.

Por muchas esperanzas que podamos tener algunos en que el McLaren-Renault sea mucho más competitivo que el McLaren-Honda, es un coche nuevo en muchos aspectos. Es muy complicado que un coche tan nuevo pueda ganar un mundial en los primeros años, y más difícil es aún que vaya tan bien como para que Alonso pueda ganar varios títulos más. Todo esto sin tener en cuenta que tendrán el motor de una escudería que actualmente es competencia directa con ellos y con el mismo motor que montan en Red Bull (aunque puede que en los próximos años monten el de Honda, si funciona bien).

 

Alonso es muy consciente de esta situación y no hay duda de que está empeñado en ser de los más grandes de la historia del automovilismo. Entonces, su oportunidad reside en esa ansiada Triple Corona, por lo que no quiere perder más tiempo. Y si le valoran tanto como para que le permitan competir fuera de la F1 mientras forma parte de una escudería, ¿por qué no hacerlo? Especialmente cuando compitiendo en su escudería puede conseguir “poco”.

Porque él sabe que ser bueno o ser el mejor no le convierte en un grande. Si quiere intentar demostrar que puede ser el más grande, ¿quiénes somos nosotros para decir que está mal? La ambición sana es una de las mejores cualidades que puede tener un piloto, y no creo que se deba criticar.

 

Recuerda que, tanto si estás de acuerdo como si no, me encantará leer tus comentarios y responder.

¡Un saludo y hasta la próxima!

 

Si te ha gustado, no olvides suscribirte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *