Saltar al contenido

Telemetría vs Adquisición de datos

En el mundo de las competiciones de motor, cuando hablamos de los datos que se extraen de los coches casi siempre se tiende a llamarlos «telemetría». Sin embargo, esto es incorrecto la mitad de las veces. Y te explico por qué.

Qué es la telemetría en competición

Sé que quien se haya leído mi libro esto ya lo sabrá de sobra, pero merece la pena contárselo a todo el mundo. Si tú ya te lo has leído, tienes esta lección aprendida.

Realmente, la telemetría se refiere exclusivamente a los datos que se están mandando a tiempo real desde el coche a los ordenadores del equipo. Y ojo, porque esto no es nada sencillo. Para que eso se pueda conseguir, el coche debe tener los dispositivos electrónicos adecuados y servidores disponibles para recibir y gestionar esos datos, entre otras cosas.

Qué es la adquisición de datos de los coches

Por otra parte, algo más común en carreras de coches es la adquisición de datos. Si eres fan de las carreras o has participado, ya habrás visto esos ordenadores conectados directamente a los coches. ¿Qué hacen? Pues eso mismo, adquirir los datos.

Es decir, con adquisición de datos entendemos la conexión directa por cable entre un ordenador común y la centralita electrónica del coche, que es donde se van almacenando los datos que recogen los sensores.

Por qué la adquisición de datos es más común

Ya te podrás imaginar la diferencia económica tan grande que se da entre mandar datos a tiempo real a través de servidores y conectar un ordenador por cable al coche.

Evidentemente, ésta es la principal razón por la que la mayoría de competiciones (salvando F1, F2 y demás categorías «élite») ni siqueira lo permiten por reglamento. Ojo, que no nos referimos a competiciones amateur a nivel local o nacional, sino que hay competiciones internacionales de gran prestigio que las prohíben.

De esta forma, las organizaciones consiguen que haya más igualdad entre los distintos equipos. Si no, los equipos con más recursos podrían tener los datos a tiempo real y los demás no, con la tremenda ventaja que eso conlleva.

En ocasiones también se la cantidad y tipos de sensores, por supuesto, pero eso ya es otro tema. Pero para que entiendas la importancia de esto, hay muchos campeonatos en los que está prohibido hasta leer tiempos de forma automática, lo que obliga a los equipos a apuntarlos manualmente.